Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘alpha decay’

Portada

Mi intención no es hacer una reseña al uso ya que las hay muchas y muy buenas sobre esta primera edición en castellano de los Cuentos Completos (Alpha Decay) de Hector Hugh Munro, comúnmente conocido como Saki.

He pasado buenos ratos dejándome llevar por la ironía, el inconformismo y un punto políticamente incorrecto de alguno de sus relatos. Cierto es que algunos no han llegado a engancharme pero esto pasa, incluso, en las mejores ‘familias’ de relatos.

Saki

A continuación, he extraído algunos fragmentos que espero que motiven la curiosidad de aquellos que, por uno u otro motivo, no se han acercado a la obra de Saki:

Reginald en el Carlton

– Puedo llamarla Irene, ¿verdad?
– No creo que me conozca desde hace tanto tiempo para eso.
– La conozco desde hace más tiempo de lo que la conocían sus padrinos cuando se tomaron la libertad de ponerle ese nombre.

Las Rubaiyyat de Reginald

El otro día (confesó Reginald), mientras mataba el tiempo en el baño y hacía propósitos para el Año Nuevo, se me ocurrió que me gustaría ser poeta. El requisito imprescindible, tengo entendido, es haber nacido. Bien, busqué mi partida de nacimiento, vi que en ese punto todo estaba en orden y a continuación, empecé a trabajar en un Himno al Año Nuevo que me pareció que tenía posibilidades.

Al final, la duquesa declaró que no iba a escribir nada desagradable en su libro, y yo le respondí que no iba a escribir nada en su desagradable libro, así que tampoco estábamos tan distanciados en nuestras posturas.

Reginald en Rusia

– En el colegio siempre me negué a aprender geografía rusa – observó Reginald-; estaba convencido de que algunos nombres no podían estar bien.

Tiene unos rizos naturales, sobre todo los domingos, y juega bien al bridge, incluso para ser ruso, lo cual es decir mucho. No creo que posea ninguna habilidad, pero el afecto que siente por su familia es grandísimo. Cuando murió su abuela materna no llegó hasta el punto de abandonar por completo el bridge, pero en los siguientes tres meses declaró sólo palos negros. Eso, a mi entender, fue un detalle muy hermoso.

El soñador

Cyprian era un muchacho que poseía desde pequeño la mirada pensativa de un soñador, los ojos de alguien que ve cosas no visibles para el común de los mortales y que atribuye a los objetos corrientes de este mundo cualidades insospechadas por el hombre de a pie: los ojos de un poeta o de un agente inmobiliario.

Anuncios

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: